Yoga y música volverán a mezclarse en Estival Cuenca 2018

03 de may 12:16
Zenda del sur
El Parador acogerá el domingo 1 de julio de 2018 una clase magistral de Cristina de la Ossa junto a la música del grupo Zen del Sur. 
 
Tras el gran éxito en la edición de Estival Cuenca 17, el yoga y la música zen volverán a tener espacio propio en el ciclo musical y artístico que se celebrará del 27 de junio al 7 de julio en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad. La experiencia ampliará su contenido en dos partes diferenciadas: Estival Yoga, dirigido por la monitora de yoga conquense Cristina de la Ossa, y Estival Zen, que estará protagonizado por un concierto de Zen del Sur, el grupo que ambientará la actividad previa.  
El yoga como disciplina milenaria se ha convertido en una de las actividades más demandadas hoy día. Estival Yoga mezclará el ejercicio físico con la relajación en un escenario único como el Parador de Cuenca a partir de las 20:30 horas. La clase magistral estará dirigida por Cristina de la Ossa, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y profesora titulada por la Escuela Internacional de Yoga. Practicante de Hatha Yoga, Yoga Dinámico y meditación, Cristina entiende la práctica de Yoga como un espacio para la escucha interior, de aprendizaje a través de la observación del cuerpo, la mente y el corazón. De esta forma y como ella comenta "el yoga nos invita a reconocer nuestros límites y a respetarnos, a vivir de manera más consciente y presente".  
La sesión estará amenizada por la música de Zen del Sur, el grupo de artistas multidisciplinares compuesto por Carlos López a los teclados, María Prado al violonchelo y Rubén Llorach a la percusión. Este grupo de origen andaluz, gallego y murciano presentará en concierto tras la clase magistral sus "Senderos Musicales", un homenaje a su espectáculo de circo contemporáneo titulado "Heian", un término japonés que significa "Paz y tranquilidad". Una obra cargada de fuerza y sensibilidad donde la iluminación y la vídeo-proyección también cobra protagonismo, proponiendo al oyente "un viaje hacia el interior. Un sendero hacia la calma".
En definitiva, una velada a base de deporte, relajación, música y un entorno espectacular que asegura encontrar el equilibrio necesario entre cuerpo y alma.